img
img

La historia de Punto Pizza se remonta a 1999 en Italia cuando su Fundador, Luigi, economista de profesión se vincula con el negocio gastronómico. En sus años de trabajo en el viejo continente se convirtió en un entusiasta de la pizza al estilo italiano y las técnicas de gestión de las cadenas gastronómicas internacionales. Allí empezó a soñar con su emprendimiento y con la creación de una gran cadena de pizzerías. 

A fines del 2001 vuelve a la Argentina y, en plena crisis local, decide instalar su primer negocio frente a un pronóstico de futuro muy incierto. Con mucha dedicación y esfuerzo dedicó buena parte de su tiempo a explorar y pensar lo que iba a ser en el futuro Punto Pizza. Su premisa para el inicio del proyecto era hacer un producto distinto. Que se destaque por sabor, la calidad de las materias primas y un estilo propio y característico, desconocido hasta el momento en nuestro país.

img

Y así Luigi hizo su primer movida instalando el local de la calle Elcano que se inaugura a principios de 2002. Invirtió en la incorporación de tecnología y hornos de última generación, como los que se utilizan en las grandes cadenas internacionales.  Así, se aseguró que además de un sabor incomparable, sus pizzas tendrían una cocción siempre perfecta. Durante los primeros meses, Elcano funcionó como base de pruebas donde Luigi pasaba su tiempo experimentando lo que sería su particular y característica masa. Consultó a expertos maestros pizzeros, chefs y asesores para intercambiar ideas y pulir su particular idea de pizza. Mezclando la tradición pizzera argentina e italiana a la que agregó su sello propio. Y así, día tras día invitaba amigos y vecinos a probar los avances de su creación, donde registraba las opiniones y preferencias para acercarse al sabor, consistencia y cocción que anhelaba.

img

Pasaron 2 meses hasta que Luigi logró alcanzar la “masa de sus sueños” que acompañada por a las recetas que había ido creando y probando nació el inigualable sabor de Punto Pizza.

A partir de ahí surgió el segundo desafío. La siguiente preocupación de Luigi era lograr que la pizza llegue a la casa del cliente intacta, como recién hecha. Asegurándose el cumplimiento de un minucioso proceso de cocción hasta la logística de entrega que garantizaban un consumo óptimo por parte del cliente.

La masa pan “crocante y dorada por fuera, esponjosa y muy liviana por dentro”, tal como el la define,  y las recetas especiales de Luigi rápidamente se propagaron y se convirtieron en un éxito en el barrio. Siempre inquieto y buscando satisfacer mejor a sus clientes en lo sucesivo creó también la masa fina “delgada y crocante en su punto justo” y así los fanáticos de Punto Pizza pudieron empezar a elegir su receta preferida y también su masa.

Dos años más tarde, en el 2004, inaugura el local Laprida con la posibilidad de disfrutar sus productos también en el salón. En los años siguientes se inauguró la sucursal de Paraguay y después Corrientes. A fines de 2011, con un importante cambio de estilo y estética abre el local de Plaza Las Heras, que marca el futuro desarrollo y la consagración de la marca.